jueves, 5 de junio de 2008

El juego de la gallinita ciega



Uno de los juegos más populares entre los niños egipcios, griegos y romanos era la mosca de bronce, que pudo dar origen a la gallinita ciega. Éste consistía en vendar los ojos de un jugador y dar vueltas. Los demás se situaban alrededor y le tiraban trocitos de papiro para que la gallina ciega tuviera una referencia de su situación. Cuando lograba coger a uno, el que había tirado el papiro se colocaba en el centro y vuelta a empezar.